¿CÓMO DEBO CUIDAR LA PIEL MADURA?

El paso de los años provoca cambios en la piel.

Los primeros son la aparición de arrugas finas y ligadas a la expresión. Más adelante, en general a partir de los 40 años, estas arrugas se hacen más profundas y permanentes, la piel va perdiendo su aspecto firme y uniforme y aparecen manchas.

Estas señales son más evidentes y aparecen antes si la piel no recibe un cuidado adecuado o está sometida a agresiones ambientales, como la polución, el humo del tabaco, temperaturas extremas o la exposición prolongada al sol sin protección. Seguir una dieta poco saludable también afecta negativamente a la piel.

En la línea firmeza de Lilà encontrarás los productos más adecuados para el cuidado de la piel madura. Se compone de 3 cremas diferenciadas según el tipo de piel (mixta, normal o seca), además de un sérum que refuerza su acción. Todos ellos contienen extracto de margarita para combatir las manchas, hialurónico para tratar las arrugas y extracto de lino para revertir la flacidez.

¿SABES CÓMO ESTÁN HECHOS LOS COSMÉTICOS?

Es muy sencillo. Todos los cosméticos están hechos con agua y aceite, mezclados en las proporciones adecuadas para conseguir la textura deseada.

Algunos cosméticos son del todo acuosos, como los tónicos faciales, o casi del todo, como muchos champús y geles de baño. Otros contienen más agua que aceite, como la mayoría de cremas corporales o faciales. Finalmente, los hay que solo contienen aceites, como por ejemplo los protectores labiales o el bálsamo reparador.

Pero al mismo tiempo es muy complejo, ya que estas mezclas de agua y aceite son por naturaleza muy inestables y tienden a separarse. Además, mientras dure su vida útil y mientras se utilizan los cosméticos deben mantener todas sus propiedades, tienen que ser agradables de aplicar, tienen que oler bien y no tienen que dar problemas cutáneos ni contaminarse. Esto supone un enorme esfuerzo técnico, que en cosmética natural es aún mayor debido a la limitación en los ingredientes que podemos utilizar.

¡En el apartado FAQs  encontrarás más información interesante sobre este tema y otros del mundo de los cosméticos!

TENGO LA PIEL ATÓPICA, ¿QUÉ PUEDO HACER?

La atopia es una enfermedad crónica hereditaria asociada a asma y alergias. A nivel cutáneo altera la barrera protectora y se manifiesta en sequedad, picor y propensión a la irritación, en especial en zonas corporales con pliegues. Incluso se pueden llegar a originar brotes muy virulentos que provocan lesiones cutáneas. La piel atópica es más frecuente en bebés y niños, pero también se puede prolongar hasta la adolescencia y, a veces, incluso hasta la edad adulta.

La atopia no tiene cura, pero sus manifestaciones cutáneas mejoran de forma espectacular con un tratamiento cosmético adecuado.

Es muy importante utilizar formulaciones ricas en mantecas y aceites vegetales y que no contengan ingredientes que podrían ser irritantes, como perfumes, conservantes, sulfatos o alcohol etílico.

Desde Lilà os proponemos una rutina dedicada a cuidar la piel atópica. El baño/ducha debe realizarse con agua templada y utilizando el gel de baño cremoso, que contiene aceites vegetales que suavizan la piel. Una vez limpia, la piel se tiene que secar dando toques suaves con una toalla, evitando rozaduras. Después del baño la piel debe hidratarse con la crema nutritiva y, en las zonas más secas, se puede reforzar el tratamiento con el bálsamo reparador, con elevado contenido en aceites que refuerzan la barrera cutánea. También es conveniente utilizar el champú y el desodorante sin perfume, que debido a su suavidad evitarán cualquier irritación.

¡Encontrarás todos estos productos en la línea sin perfume!

 

 

LILÀ, COSMETICA ADAPTADA A TU PIEL

Cuando buscas un cosmético, uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es el tipo de piel. Cuando el producto no está adaptado a las características y propiedades de cada tipo de piel, es cuando tienes la sensación que no te acaba de satisfacer.

A continuación, te explicamos cómo se clasifican los tipos de piel para ayudarte a escoger el mejor cosmético:

En función del contenido graso, la piel se puede clasificar en mixta, grasa, normal o seca. Cada tipo de piel necesita su tratamiento específico.

La piel mixta tiene la zona T de la cara (frente, nariz y barbilla) con exceso de producción de grasa. Esto hace que su aspecto sea brillante y su tacto aceitoso, con poros dilatados y visibles. Es una piel con pocas arrugas, pero que con el tiempo se pueden hacer muy profundas. También es más gruesa y con mayor peso, por ello es más propensa a la flacidez.

La piel grasa tiene las mismas características que la mixta, pero en el conjunto de la cara. Es una piel predispuesta a padecer acné, que es más habitual en la adolescencia, donde los cambios hormonales alteran la secreción grasa cutánea.

La piel normal es el tipo ideal pero, a pesar de su nombre, no es la más usual. Es equilibrada, no tiene exceso de grasa y tampoco zonas resecas. Es lisa y de tacto suave, flexible y con poros finos.

La piel seca produce menos grasa que la piel normal. Es fina, con aspecto apagado (mate) y poros diminutos, proporciona una incómoda sensación áspera, tirante y puede llegar a picar. Es poco flexible y propensa a la aparición de arrugas y descamaciones.

En Lilà encontrarás los productos que mejor se adaptan a tu tipo de piel. Recuerda que para mantenerla cuidada, equilibrada y saludable hace falta seguir un ritual de tratamiento. Éste empieza con la higiene semanal y diaria, sigue con la tonificación y termina con la hidratación.

LLEGA BIOCULTURA BARCELONA

Como cada año, Lilà Cosmètics está presente en la feria ecológica Biocultura, que se celebra del 9 al 12 de mayo en el Palau Sant Jordi. Podéis acercaros y os presentaremos las últimas novedades.

Encontraréis las dos nuevas mascarillas purificantes, en un cómodo formato de unidosis. Una de ellas está indicada para la piel mixta o grasa y la otra para la piel normal o seca. Ambas purifican y dan luminosidad a la piel y están hechas a base de arcilla verde y carbón de bambú, que absorben como una esponja las impurezas y los contaminantes. Las arcillas además aportan minerales, que favorecen el buen funcionamiento de la piel.

También presentaremos el gel limpiador facial, indicado para limpiar diariamente la piel mixta o grasa. Además de limpiar, aporta activos que regulan el contenido de grasa de la piel y equilibran su flora. Es un gel que completa la gamma de higiene facial, que también incluye el agua micelar, la leche limpiadora y el gel exfoliante.

La última novedad es el bálsamo reparador, de la línea sin perfume. Se trata de un producto hecho a base de aceites y manteca de karité, y su original estructura en gel permite una fácil aplicación, sin que gotee. Tiene la función de nutrir las zonas de la piel más secas o con descamación, y es el complemento ideal de la crema nutritiva para cuidar este tipo de piel y también la que tiene tendencia atópica.

¡Os esperamos! Nos encontraréis en el stand 414.